Y van 5 años...

Hoy 1 de abril, se cumplen 5 años de la fecha en la que los primeros integrantes del PSI nos desvinculamos.

Mucha agua ha pasado

por este puente, muchas vivencias, muchos sucesos.

La mayoría han sido buenos, otros no tanto pero en general todos coincidimos que la experiencia ha sido positiva.

En lo personal hemos adquirido experiencia (un pesimista diría que somos cinco años más viejos).

En lo profesional el sentimiento general coincide que en que nos hemos olvidado completamente de ese difícil arte de madrugar por obligación. Lo hemos sustituido por el virtuosismo de madrugar voluntariamente para desarrollar nuestros hobbies.

En lo social, hemos conseguido mantenernos en contacto como grupo. Creo que este es un gran logro. Uno de los problemas cuando dejamos de ir a trabajar (jubilación, prejubilación u otros) es que hay una cierta tendencia al aislamiento y a perder muchos contactos que han sido importantes en nuestro día a día.

Conseguimos mantenernos en contacto a pesar de esta pandemia que nos asola, del trágico goteo de pérdidas humanas que nos va deprimiendo.

Pese a ello seguimos teniendo en nuestro horizonte ese deseo de que todo vuelva a su cauce, de que este tenue con tacto que mantenemos pueda volver a traducirse en almuerzos, excursiones, comidas o cualquier otro de los eventos que nos reunían y nos daban tanta satisfacción.

Este aniversario no podremos reunirnos, pero aun y así lo celebraremos aunque tengamos que dejar ese brindis en nuestra fila del “Debe” hasta que podamos hacerlo todos juntos.